Seguidores

domingo, 5 de agosto de 2012

expr:id='"post-body-" + data:post.id' itemprop='articleBody'>
Las raíces profundas que se anidan poco a poco socavando el interior, mientras sustraen nuestro alrededor que se va desmoronando suavemente, raíces que van dejándolo sin vida, sin nada, vacio, plano, gris. Trampolín de emociones cayendo como frutos secos de un árbol que se secará, que no muere, que sólo se seca, que no deja crecer, que quita espacio, que empuja, sobra y estorba.

Es triste saber que las raíces vivirán profundamente, sean de amor, sean de odio. Ellas persistirán sin preguntar y aunque se les arranque o pretenda arrebatar dejarán un espacio concomitante que atraviesa a sí mismo.

Nacemos como desierto y morimos como desierto, crecemos como arbusto y nos volvemos bosque, bosque poblado… donde creamos a las bestias que son artificio de nuestra mente tripulante y parlanchina, bestias que no son más que uno mismo, bosque que no es más que tú mismo, así es como nos destruimos en el paraíso de fuego, en la sabana caliente donde anidamos como polvo esférico entre la gente y la nada.

Cuando cae la noche surgen los insaciables, los que no duermen, los llenos de cantares y de amaneceres, los que se tumban al sueño conforme llega el alba, mientras los temperamentales y ocupados futuristas duermen, entregados para hacer yacer a la preocupación… preocupación que vuelve, porque siempre vuelve la muy infame, porque es fastidiosa, porque es cuchillo sin punta.  Y vuelve porque sabe que no eres la espada porque te conoce, porque sabe que ella te puede cortar sin tener punta.

Desde muy temprano lo cotidiano se despierta de un salto, y anda como un niño aventando una pelota esperando a quién le cae, o quién se la regresa de buena o mala manera, pero sabe que pocos son los que se atreven a golpearle porque es un niño pequeño que no crece, así es lo cotidiano no crece, no deja crecer, no piensa crecer y se aferra a las raíces de cualquier árbol que fue inyectado por una plaga infectiva de apalabrados disonantes de algún interior susceptible con miedo al éxito, porque no hay miedo al fracaso, hay miedo al éxito, a brillar, a emanar luz de sí mismo, creemos fantasiosamente que la luz nos la da el sol, que nos la dan la luna y las estrellas por la noche, que son bellos cuerpos cósmicos pero ¿quién nos hará entender eso, a nuestros románticos corazones? que impregnan al tripulante de aquella pereza de no osar por la profundidad del mar, profundidad que no sólo se halla en ese cuerpo formado por partículas, átomos y elementos, profundidad que está dentro de uno mismo, que la ves cuando te miras al espejo y no alcanzas saberla del todo, profundidad que buscamos saber a través del otro, ilusión podemos llamarle, estupidez también.

Así es como de poco a poco se apodera de nosotros el indomable, el tiempo, que es niño y es viejo, que es como un niño cuando duerme y aparenta que te deja hacer de las tuyas pero cuando despierta se arma tremendo berrinche y te cobra todas, una a una, porque el precio del tiempo y de la vida suele ser demasiado alto, porque nada es nuestro aún en la existencia de la compra y venta; más sin embargo, peor es el tiempo vive y muere al mismo tiempo, que es prostituto, cuando corres con suerte se regala a nuestros brazos, a veces es sabio, casi siempre lo es, cuando te enseña a cada paso, en otras ocasiones se odia y se refleja en ti diciendo “ya estás viejo”, momento en que se mofa y te traiciona porque él no puede traicionarse, porque hagas lo que hagas el siempre será el tiempo, sórdido, punzante, loco, niño, suave, tibio, ardiente, efímero, blanco, transparente. Tiempo esperando a que te vuelves sabana, cuando lo haces de seguro viene la muerte, momento en que se entiende al tiempo y se comprende que somos polvo naciente, polvo amante, polvo viajero en sueños, polvo llevado al cosmos. Pero la muerte no es siempre la muerte, morimos sin morir cada día, a cada amanecer; sí, a cada amanecer volvemos a nacer apenas sabiendo nada, pero nada que te dirige hacia la misma existencia.






2 comentarios:

  1. HERMOSO AMIGA, CUANTA VERDAD HAY EN ESTAS PALABRAS TAN HONDAS! FELICITACIONES.....
    BESOS!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Estela bella... te mando un abrazo amiga.

      Eliminar