Seguidores

miércoles, 10 de julio de 2013

Ciudad

expr:id='"post-body-" + data:post.id' itemprop='articleBody'>
Hoja de otoño que el viento tira y arrastra en la tierra, tierra bendita de dolores y goces, de nostalgias y risas, de niñas rosas, de bebés con mameluco, de madres sonriendo, de madres berreando, de gente escandalosa,  de amores dolosos, de pies descalzos, de caminos vereda, de un sol que se ahuyenta, de parques y mares, de ríos solitarios en invierno, de bosques llamarada, de extraños en la hierba, de hombros cansados, de manos ardientes, de besos arrancados, de labios resecos, de bocas fumarada, de  dedos armados de caricias rotas. De no somos la gran cosa en el desierto de alegría y penas, en el universo denso de estrellas parlantes.
Pero dame esa boquita de nieve. ven y dame esa orillita escarchada de malos planes, te besaré tus orillitas de todos estos dolores, necesitamos urgentemente un lugar que no nos exilie, un lugar que nos amarre y nos haga líquido para ser parte de ella, una ciudad que abrace, pero si no lo logramos corre, ven a mis brazos y te amaré de cucharita, al menos un amor de cucharita, de ese que uno se lleva en el bolsillo cada vez que sale de casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario