Seguidores

domingo, 16 de marzo de 2014

Quédate un poquito más que ayer

expr:id='"post-body-" + data:post.id' itemprop='articleBody'>
Entonces me dijo ¿qué traigo en las manos si no son nudos de recuerdos y memorias desmemoriadas? ¿Si no son gajos de premuras exprimidas y besos de lagarto? ¿Pasos de pez, amores de serpientes, desazones de gatos, pasiones de caracol? ¿Esto dicta el ocaso o es la soledad anestesiada?
Evidente es que los peces no dan pasos y los amores de serpientes terminan en desacatos, la desazón de gatos siempre trae venganza, y las pasiones de caracol parecen eternas.
No hay relación de mis manos con tus brazos, ni de tus cabellos con mi cuello, no hay similitud en las voces ni en los pasos, pero es muy fácil hacerse creer que sí.
Aun así, mírame las manos, bésame los adioses, mírame las manos y no me sueltes de tus ojos, dame besos de lagarto, sonríe como gato, nada como un pez…

Mira mis nudos, desátame y átame a tus cabellos, acobachate en mi cuerpo, meceré tu memoria y en mis abrazos no habrá mas premura. Quédate este ratito, quédate un poquito más, volvámonos caracoles para parecer eternos. No te marches como los gatos, no te mueras como las pasiones, no muerdas como los perros rabiosos, no me dictes que hacer. Sólo quédate un poquito más que ayer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario